La sabiduría de la naturaleza

Hace relativamente poco me sucedió algo que en ese momento no fui consciente de como estaba impactando en mi, pero que con el tiempo y tras visualizar un video que hice me di cuenta de como la naturaleza es capaz de ponernos en nuestro sitio en el momento exacto de nuestra vida.

Me encontraba en Lanzarote visitando la isla. Como una turista más iba de un lado a otro de la isla recorriendo los maravillosos parajes que la isla ofrece. Sin duda me estaba fascinando cada cosa que veía a mi paso. Fue un viaje que no me dejo para nada indiferente y del cual me lleve un maravilloso sabor de boca y unos sentimientos muy poderosos de agradecimiento, cariño y paz. 

A pesar de ser cada día consciente de la maravillosa experiencia que tenía la suerte de vivir cada día, hubo un momento clave del cual no me percate en aquel momento de lo mágico que estaba siendo. Estaba en un mirador desde el cual se ve la isla de La Graciosa. El mirador esta justo enfrente y permite ver de manera perfecta la isla desde Lanzarote. Sin embargo, según pensé en el momento, para nuestra mala suerte, aparecieron nubes que eclipsaban por completo la vista y no permitían ver nada. Pero me negaba a irme de allí sin ver la isla. Así que decidí esperar lo que fuera necesario hasta que se movieran las nubes para poder disfrutar de la vista. 

No os voy a negar que yo también sufro de la fiebre de querer capturar cada instante con la cámara, así que pacientemente sosteniendo mi móvil con la función de video preparada para grabar en cuento desaparecieran las nubes, capte el vídeo que os muestro en esta publicación. Aunque no soy muy fan de esta manía a pesar de que yo la tenga porque considero que los buenos momentos hay que vivirlos estando completamente presente y no preocupada de hacer una foto o video perfecta (me esfuerzo en cambiar esta manía en mi misma), agradezco tener en este momento ese video. La verdad que llevaba ya un rato en la misma posición que se me olvido que grababa, simplemente estaba estática con el móvil entre las manos y ensimismada con el entorno, así que a pesar de todo lo disfrute al máximo cuando pude visualizar el precioso paisaje.


Os estaréis preguntando porque hoy agradezco tener ese video. Después de visualizar ese video, he sido consciente de como en ese momento fui capaz de poner mi vida en pausa completamente por unos minutos. En ese momento era mi cuerpo ahí parado, esperando a que la naturaleza se tomara el tiempo que necesitara para volver a descubrir el paisaje. Mi mente estaba en blanco, no había ningún pensamiento de cosas que sucedían en ese momento en mi vida, ni de situaciones pasadas, ni tampoco preguntas y cuestiones sobre el futuro. Era mi cuerpo y mente conectada con la naturaleza. 

Al visualizar de nuevo el video, a modo de recuerdo me han venido esos sentimientos tan puros que estaba viviendo en ese momento y de los cuales no estaba siendo consciente, precisamente por la desconexión con mi mente. Sin embargo, en el subconsciente fue capaz de dejarme un recuerdo de paz y conexión difícil de encontrar en cualquier sitio. 


Muchas veces dejar todo de lado por un instante y darnos un momento de respiro esta mucho más al alcance de lo que creemos y se encuentra con una facilidad mayor a la que pensamos.





Comentarios