El ciclo y la práctica de Pilates

 Esta publicación va dirigida en especial a todas las mujeres que cada mes tenemos que lidiar con el periodo y con todas las molestias que trae consigo. No solo esto, sino que durante todo el mes tenemos que convivir con los cambios hormónales que nos afectan a nivel anímico, de energía y físico.

A lo largo de todo nuestro ciclo vamos sufriendo diferentes cambios físicos y psicológicos que nos influyen en nuestra rutina y que a pesar de todo, tenemos que seguir como si nada pasará en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra vida. 

Pues bien, déjame decirte que el pilates nos permite respetarnos en todos y cada uno de los momentos de nuestro ciclo y es con esa mentalidad como debemos practicarlo. 


A lo largo del mes como mujeres, nos encontramos días en los que nos sentimos llenas de energía, donde queremos darlo todo. Nos tumbamos en nuestra colchoneta y tenemos ganas de plasmar toda esa energía en un entrenamiento intenso. 

Otros días por el contrarío, nos levantamos de la cama por la mañana y sentimos que todo nos pesa. Estamos faltas de energía, realizar cualquier cosa nos hace sentir agotadas y sin tener fuerzas tenemos que afrontar el día tal y como se nos presente. Permítete en estos días que el pilates te ayude a cargarte un poco de energía para poder afrontar el día. Opta por un entrenamiento más calmado, de movilidad y flexibilidad, donde no trabaje de manera intensa ningún grupo muscular en concreto. Simplemente ponte sobre tu colchoneta y déjate fluir a través de los movimientos que te vayan surgiendo.

Finalmente, están esos días de periodo, los cuales cada mujer vive de manera diferente. Si tienes la suerte de casi no enterarte eres muy afortunada. Pero si por el contrario sufres de malestar, dolores, hinchazón el pilates te va a ayudar. El pilates es una poderosa herramienta también para relajar y abrir nuestros músculos y articulaciones. En estos días, tumbarte en la colchoneta y realizar una práctica pausada, donde los ejercicios estén enfocados en abrir sobre todo nuestra pelvis y relajar nuestro abdomen nos ayudaran a bajar la hinchazón y reducir el dolor. La postura de descanso del niño es muy buena para dar ese respiro a nuestros órganos y músculos, la postura del bebe feliz, tumbarnos con las plantas de los pies juntas y las piernas abiertas… Evita cualquier postura o movimientos que conlleve contraer el abdomen y/o aplastarlo al flexionarlo o tumbarnos encima. 


El pilates es un gran aliado a lo largo de todo nuestro ciclo, puesto que se adapta a nuestra situación ayudándonos a sentir mejor. En esos días que te sientes peor, experimenta con ello si aun no lo has hecho, verás como te sientes muchísimo mejor.


Cada día no nos sentimos igual, no estamos igual y debemos respetarlo y respetarnos.





Comentarios