Las lesiones y el Pilates

 En numerosas ocasiones personas que padecen lesiones físicas se plantean si es bueno comenzar a hacer pilates. El miedo a poder empeorar la patología o desarrollar otra lesión les hace frenarse ante la posibilidad de comenzar a practicarlo. 

Sin embargo, dejarme deciros que no solo no es recomendable, sino que además es muy beneficioso. Como instructora de Pilates aclarar que un instructor de Pilates no equivale a ser un fisioterapeuta, al no ser que esa persona haya decidido formarse de manera paralela en las dos ramas. 

Con esto quiero referirme a que si eres una persona con alguna patología puedes contar con un instructor de pilates que te guíe en las sesiones de entrenamiento, pero a la vez no dejes de lado el fisioterapeuta que pueda estar tratándote y/o médico. En resumen, son complementarios, no sustitutivos. 


Cualquier persona que tenga una lesión física y/o alguna limitación física derivado de una lesión, accidente... puede practicar Pilates. No obstante, en estos casos mi recomendación es que lo realices con el apoyo de un instructor que esté contigo, te oriente sobre que ejercicios realizar en base a tu situación y te corrija en los movimientos. No recomendaría que de entrada comenzaras a realizar Pilates sin ninguna supervisión si no tienes conocimientos sobre ello. 

Con el tiempo y siguiendo las indicaciones y enseñanzas proporcionadas por tu instructor podrás ampliar tu práctica realizándola también en espacios donde no tenga supervisión, pero siempre bajo unas directrices prefijadas por un profesional. 


Es una realidad que la fisioterapia y el pilates van cada vez más de la mano y que cada vez más fisioterapeutas aconsejan a sus pacientes realizar Pilates para mejorar sus lesiones y dolencias. Tiene lógica que cada vez esto se extienda más puesto que los fisioterapeutas se encargan más de focalizarse en la parte de precisión para rehabilitar, enfocándose en el punto donde se encuentra el problema en cada sesión gracias a sus conocimientos. En contrapartida, el Pilates se enfoca a nivel más general integrando a la precisión, la fluidez. El equilibrio perfecto entre fluidez y precisión, así como una buena adaptación del tono muscular de cada una de las partes del cuerpo que intervienen en cada ejercicio genera una combinación perfecta para que las tendencias perjudiciales que vamos adoptando en nuestro cuerpo desaparezcan. 


Tal y como ya sabéis, si vivís por el Pais Vasco, La Rioja o alrededores podéis contactar conmigo para informaros y reservar clases privadas o en grupo conmigo. Así mismo, si resides en Barcelona o alrededores también puedes optar por dar clases conmigo bajo reserva.






Comentarios